.

EL EXTRANJERO

Escrito por Diego Salgado
  • Titulo Original
    The Foreigner
  • Producción
    STX Entertainment / thefyzz / Arthur Sarkissian Productions (Reino Unido-China, 2017)
  • Dirección
    Martin Campbell
  • Guión
    David Marconi, según la novela de Stephen Leather
  • Fotografía
    David Tattersall
  • Música
    Cliff Martinez
  • Montaje
    Angela M. Catanzaro
  • Distribuidora
    Diamond Films
  • Estreno
    12 Enero 2018
  • Duración
    114 min.
  • Intérpretes
    Jackie Chan, Pierce Brosnan, Charlie Murphy, Katie Leung, Rory Fleck Byrne, Dermot Crowley, Shina Shihoko Nagai, Simon Kunz, Jorge Leon Martinez, Lasco Atkins, Dilyana Bouklieva, Roberta Taylor, Dino Fazzani, Lee Nicholas Harris, Branwell Donaghey, Stephen Hogan

extranjero2Thriller apreciable por su mezcla de registros.

 

El extranjero ha sido escrita, a partir de un best-seller obra de Stephen Leather, por el guionista David Marconi, que ya había puesto de manifiesto en otras intrigas a las que ha consagrado sus talentos –entre ellas, Enemigo público (1998) y La cara oculta de la Luna (2015)– su interés por las contradicciones y las encrucijadas éticas que afronta hoy por hoy el individuo en tanto partícipe de la institución Estado, sumida en una crisis profunda de legitimidad. El extranjero, thriller comercial que no renuncia en su desarrollo a plantear temas incómodos, sigue esa línea: el veterano actor de cine de acción Jackie Chan – además, productor ejecutivo del filme– da vida a Quan, un vietnamita que regenta un restaurante en Londres tras un pasado como militar que le costó perder a parte de su familia en escenarios críticos. El consuelo emocional de Quan es su hija pequeña, pero esta, ya es mala suerte, fallece también, a consecuencia de un atentado del grupo terrorista IRA.

Desolado, nuestro protagonista recurre a las autoridades británicas en busca de un desagravio, solo para toparse con una combinación de apatía e intereses espurios que ejemplifica Liam Hennessy (Pierce Brosnan), personaje inspirado claramente en el político Gerry Adams (1948); Hennessy, antiguo militante del IRA, ejerce ahora como representante del gobierno inglés en Irlanda del Norte, y, para blindar su posición pública, necesita, tanto descubrir y distanciarse de quienes han dispuesto el atentado, viejos conocidos, como camuflar sus estrechos vínculos con ellos a ojos de Quan, que le ha solicitado la información privilegiada de que pueda disponer con el propósito de tomarse la justicia por su mano. Un argumento similar al de la minusvalorada Un ciudadano ejemplar (2009), en la que un hombre asimismo decepcionado con el sistema arremetía, no solo contra los culpables directos de las muertes de sus seres queridos; también, contra los representantes de los estamentos que habían fracasado a la hora de infligir a los criminales el castigo que merecían.

El extranjero es, sin embargo, más compleja que Un ciudadano ejemplar. Como ocurría en aquel filme de F. Gary Gray, el enfrentamiento de Quan con los servidores del Estado y, en concreto, Hennessy, deriva en una espiral de sinrazón y situaciones cada vez más espectaculares y folletinescas, entre las que cabe destacar dos peleas multitudinarias a vida o muerte en espacios reducidos, una pensión y un apartamento. Pero el hecho de que el personaje interpretado por Chan y el que encarna Brosnan coincidan a la hora de tener las manos manchadas de sangre, apelen nuevamente a ello pese a la aparente madurez que han alcanzado como personas, y ambos sean incapaces de comprender que su recurrente apelación particular a la violencia es copartícipe del sistema injusto que aspiran a enmendar, otorga a El extranjero un fondo de considerable amargura.

Por lo demás, si vale la pena prestar atención a la propuesta, más allá de que constituya un divertimento apreciable y con cierto fundamento, es por el sincretismo de imaginarios que la conforman, en ocasiones con resultados fructíferos y en otras insatisfactorios. Así, la presencia de Jackie Chan, que cuenta sesenta y tres años a la hora de escribir estas líneas, fuerza la introducción de los malabarismos y las coreografías de lucha que han cimentado su fama, aunque estas hayan de resultar verosímiles para su edad y el tipo de filme en el que actúa. Por otra parte, el relato de las andanzas implacables y frenéticas de un hombre maduro para encontrar a los suyos o vengarlos hace de El extranjero el enésimo derivado de Venganza (2008) producido en los últimos años, tras John Wick (2014), 3 días para matar (2014) o Al límite (2010), que, como la cinta que nos ocupa, fue realizada por Martin Campbell.

No hay que olvidar que Campbell, director a reivindicar, fue responsable de Goldeneye (1995), la más entonada de las cuatro películas sobre James Bond protagonizadas por Pierce Brosnan. La reunión veinte años después de Campbell y Brosnan en un registro más cotidiano y grave no deja de suponer un reto para ambos, y, en especial, para Brosnan, que, como Richard Gere, se ha sobrepuesto con la edad a sus limitaciones interpretativas gracias a su apuesta por papeles cargados de ambigüedad moral, como el de Hennessy. Todos los factores apuntados, lejos de quedar circunscritos a lo anecdótico, confluyen y hasta colisionan en pantalla haciendo que lo narrado sea casi siempre más sugerente de lo que podía esperarse. Por ello, disfrutar de El extranjero no depende tanto de que cumpla con las expectativas rutinarias del espectador adepto a la acción y el suspense, como de que este sepa rastrear las huellas dejadas en sus imágenes por la evolución de dichos géneros durante las últimas tres décadas.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.