.

BERNIE

Escrito por Julio Vallejo Herán
  • Producción
    Castle Rock Entertainment, Detour Filmproduction, Wind Dancer Productions, Mandalay Vision, Collins House Productions, Deep Freeze Production, Horsethief Pictures (EE.UU., 2011)
  • Dirección
    Richard Linklater
  • Guión
    Richard Linklater y Skip Hollandsworth
  • Fotografía
    Dick Pope
  • Música
    Graham Reynolds
  • Montaje
    Sandra Adair
  • Distribuidora
    La Aventura Audiovisual y Good Films
  • Estreno
    07 Agosto 2015
  • Duración
    99 min.
  • Intérpretes
    Jack Black (Bernie Tiede), Shirley MacLaine (Marjorie Nugent), Matthew McConaughey (Danny Buck), Brady Coleman (Scrappy Holmes), Richard Robichaux (Lloyd Hornbuckle), Rick Dial (Don Legget), Brandon Smith (Sheriff Huckabee), Larry Jack Dotson (Reverendo Woodard)

00bernie2Curiosa comedia negra que combina, con bastante ingenio, ficción y realidad

A lo largo de su carrera, el director norteamericano Richard Linklater ha demostrado una particular querencia por reflejar en sus filmes la vida de sus paisanos, los habitantes del estado de Texas. Slacker, Movida del 76 o SubUrbiase pueden considerar como particulares retratos colectivos de la juventud en la capital de ese territorio, Austin, mientras que una de sus obras mayores, Boyhood (Momentos de una vida), plasmaba de manera magistral el crecimiento en la antigua colonia española durante los primeros años del siglo XXI.

Bernie, cinta estrenada en EEUU con anterioridad a Antes del anochecer o la citada Boyhood, reincide en su interés por abordar la idiosincrasia tejana, aunque en esta ocasión el cineasta se centre en un pequeño pueblo de la región, Carthage. El cineasta toma como base un hecho real que fue recogido en un reportaje publicado en un periódico: el asesinato de una antipática y rica viuda a manos de un afeminado trabajador de pompas fúnebres que se había convertido en su inseparable acompañante. Lo más curioso del caso fue que los vecinos del lugar apoyaron de manera casi unánime al criminal, muy querido por la comunidad, y parecían dispuestos a exculparle, alegando el mal genio y la nula bondad de la víctima.

Linklater opta en un principio por abordar la historia con las formas propias de un documental. Los habitantes del lugar se dirigen a cámara para hablar de su propio pueblo, Bernie y su víctima, la terrible Marjorie Nugent, como si se tratará de un reportaje de televisión. Intercala estos testimonios, donde se mezclan las palabras de los propios vecinos de Carthage que vivieron el suceso y las de los actores que encarnan a algunos de los protagonistas, con las particulares recreaciones dramatizadas del suceso. El resultado es una divertida comedia negra donde los límites de la realidad y la ficción parecen difuminarse.

A través de los testimonios de los vecinos, se refleja perfectamente el ambiente de cualquier pequeño donde casi nunca pasa nada y cualquier suceso relevante conmociona a la comunidad. Los dimes, diretes o simples cotilleos se convierten en el particular complemento de las imágenes que recrean los hechos. El director norteamericano, con la ayuda en el guion del periodista Skip Hollandsworth, utiliza las palabras de los habitantes y del incrédulo fiscal que considera que Bernie actuó de mala fe como lo que son: simples opiniones, fruto de la particular relación que cada uno de los implicados tiene con el asesino. No obstante, el cineasta prefiere no decantarse por ninguna de ellas. Durante gran parte de la cinta, el espectador es el que tiene que dilucidar hasta qué punto la amistad de Bernie con la avara Marjorie era verdadera o interesada, y si el asesinato fue causado por un arrebato provocado por las malas maneras de la anciana o era parte de un plan más premeditado. Linklater, no obstante, apuesta en la resolución por la presunta bondad de un protagonista que, sin embargo, no pudo resistirse a la vida de lujos que le procuraba su relación con la rica viuda.

El autor de Escuela de rock imprime al conjunto un tono de humorístico reforzado por el estupendo trío protagonista. Shirley MacLaine compone a una arisca víctima que parece una versión femenina del Mr. Scrooge de Cuento de Navidad, mientras que Matthew McConaughey confiere un adecuado aire caricaturesco a ese suspicaz sheriff y fiscal con ansias de protagonismo que está dispuesto a todo para meter entre rejas al simpático asesino. No obstante, ambos quedan ensombrecidos por un estupendo Jack Black, que deja a un lado su histrionismo habitual para otorgar la necesaria simpatía al ambiguo subdirector de funeraria, un personaje a medio camino entre el héroe y el villano. En resumidas cuentas, una muy interesante comedia negra que, sin embargo, se encuentra por debajo de dos de la joyas de su autor: Antes del anochecer, conclusión de la trilogía sobre las relaciones de pareja iniciada por Antes de amanecer y continuada con Antes del atardecer, y la espléndida Boyhood (Momentos de una vida).

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.