.

HOY EMPIEZA TODO

Escrito por Pedro Miguel Lamet
  • Titulo Original
    Ça commence aujourd'hui
  • Producción
    Alain Sarde y Fréderic Bourboulon para Les Films Alain Sarde, Little Bear y TF 1 (FR, 1999).
  • Dirección
    Bertrand Tavernier
  • Guión
    Bertrand Tavernier, Dominique Sampiero y Tiffany Tavernier.
  • Fotografía
    Alain Choquart
  • Música
    Louis Sclavis
  • Montaje
    Sophie Brunet y Sophie Mandonnet
  • Distribuidora
    Vértigo
  • Estreno
    22 Octubre 2009
  • Duración
    133 min.
  • Intérpretes
    Philippe Torreton (Daniel), María Pitarresi (Valeria), Nadia Kaci (Samia), Veronique Ataly (Sra. Lienard), Emmanuelle Bercot (Sra. Tievaux).

Película que supera la historia pedagógica o documental para situarse en el ámbito de una aventura humana de lucha

No es frecuente que el cine efectista y compulsivo de estos tiempos se ocupe de niños, y menos de su educación en colectivo, como hacía tan eficaz y testimonialmente en sus tiempos el nuevaolista François Truffaut con Los cuatrocientos golpes (1959) y La piel dura (1976). Bertrand Tavernier ha respondido a un reto muy arriesgado con Hoy empieza todo, un film con niños, mitad denuncia pedagógica, mitad canto a la superación personal.

Daniel es un profesor de cuarenta años, que dirige una escuela infantil en el pueblo de Hernaing, un depauperado enclave de siete mil habitantes situado en Valenciannes, al norte de Francia, zona ex-minera, hundida por las consecuencias del desempleo, que vive azotada por toda clase de lacras sociales. Daniel, hijo a su vez de minero, lleva en su rostro una mezcla de fuerza y ternura que escapa por las líneas de su diario íntimo y cristaliza en su entrega vocacional a la enseñanza, condicionada ésta por la feroz estructura pedagógica y las limitaciones de una desbordaba asistencia social. Tales contradicciones alcanzan su clímax cuando el profesor se enfrenta con el caso de Laetitia, la hija de una madre alcohólica que vive en lamentable situación económica, sin los mínimos vitales para comer y calentarse. Se enfrenta el docente al Ayuntamiento y a los servicios sociales que, carentes de medios, se desocupan en la práctica de los citados problemas.

Al mismo tiempo y de forma paralela el film narra la vida privada de Daniel con su compañera Valeria, que tiene un hijo adolescente; las relaciones con sus padres, representantes del pasado minero del pueblo, y con Samia, una asistente social. La historia se desarrolla al ritmo que marcan las estaciones, las tormentas de granizo y los limpios amaneceres, y estallará en una explosión de color y superación que hace saltar a los personajes por encima de la monótona y gris tristeza de las acolmenadas viviendas de los trabajadores.

Pero los verdaderos protagonistas de la película son los niños, rostros de niños capturados en sus giros, expresiones y juegos con tal naturalidad que la cámara se ensambla en el bullir de la escuela como si fuera un niño más. La labilidad contemplativa de los ojos de Tavernier se aleja de todo artificio, de todo ternurismo provocado, y traza, como un espléndido y elaborado documental, un trasunto objetivo y vital de la peripecia de unos críos que ocultan el trasfondo de las tragedias de sus padres tras sus pequeñas, tímidas e inescrutables máscaras.

Hoy empieza todo - Ca commence aujourd hui - tt0186730 - es

Pero es el diario de Daniel, su voz en off, tan cálida y francesa, lo que rompe las dimensiones del espacio y tiempo concretos de la denuncia social para convertirse en trascendente, como aquel plano en que la anciana, que vive enfrente de la casa del maestro, sale diariamente a ver si tiene correspondencia en el buzón. Esa doble dimensión, real en el relato, poética en el diario, compensa admirablemente el film y lo conduce más allá. De modo que la película supera la historia pedagógica o documental para situarse en el ámbito de una aventura humana de lucha, crecimiento y superación. Creer en el hombre, en definitiva, poner imaginación y color, cuando la vida parece caer a plomo sobre nosotros para hundirnos, viene a ser su última propuesta.

Sin embargo, el film está muy lejos de ser maniqueo en sus planteamientos. «No trato de demostrar nada ni atacar a las instituciones sistemáticamente. Primero y principalmente estoy interesado en los personajes que amo, en acercarles al espectador con sus defectos y virtudes. Me interesa la gente luchadora que intenta cambiar lo que le rodea (aunque cometan errores en el proceso) y hacer su trabajo correctamente. Nunca sé a donde voy a llegar cuando empiezo una película, y más cuando se trata de películas con mensaje», confiesa el propio Tavernier. De hecho, los argumentos de los teóricamente «malos» del film, como el alcalde, por ejemplo, resultan coherentes y perfectamente aceptables.

Tavernier ha conseguido admirablemente la fusión de actores y actrices profesionales con los que no lo son, de manera que casi no se advierte la diferencia. El guión nace él mismo de una larga experiencia, ya que Dominique Samperio, autor de una docena de libros y de este guión juntamente con su esposa, Tiffany Tavernier, ha sido profesor de niños y es director de un colegio en la región en la que está ambientada la película.

Todo, pues, coadyuva a que esta obra sea vida, que evoque los mejores momentos de la Nueva Ola y el Neorrealismo italiano y que se convierta en un acto de fe en el ser humano en momentos de depresión y deterioro colectivos, como comenta la maestra veterana, respecto a otros tiempos pobres, sí, pero en los que los padres se cuidaban de sus hijos y, por lo menos, les enseñaban a decir «buenos días». En fin, una película que, como dice el guionista Dominique Sampiero en una carta a la pequeña Kelly Mercier, que interpreta a Laetitia, «nos ayuda a encontrar en la más frágil herida parte de nosotros mismos, lo que más brilla en tus ojos cuando miras realmente algo»: la verdad del niño que somos y ocultamos.

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra política de cookies. Ver política de cookies.

Acepto cookies